Qué libro leo: Novelas para tiempos de incertidumbre

Libros para tiempos de incertidumbre

Esto del COVID ha tenido infinitas consecuencias, ya lo sabéis. Una de ellas es tener que aprender a vivir con una constante incertidumbre.

¿Cómo se controla lo incontrolable? ¿Cómo asumir que no sé lo que va a pasar?

Al final, la incertidumbre es la sensación más cruel. El no saber, el andar siempre en debe. Mirar el calendario y descubrir que sigue siendo el mismo día, la misma semana. El mismo minuto. No puede ser. Pero es.

A mí esto me mata. A otra gente este no saber le hace sentirse vivo, pero a mí no. Entendedme, no soy mujer de excesivas rutinas tampoco. No prefiero que todos los días sean iguales, porque eso me aburre sobremanera.

Una pizca de expectación, un poquito de a ver qué pasa, una apuesta arriesgada… No me son ajenos, y de hecho, hace tiempo que vivo así. En mi vida he vivido épocas de estrés, de incertidumbre, de echarme a llorar con un ataque de ansiedad al salir de trabajo. Entonces no sabía que se llamaba así. Quizás no lo fuera. O quizás sí. El deporte me ayudó a controlar esa bola apretando el pecho.

Pero eso es una cosa, y otra que más allá de dos semanas haya un muro negro y uno no pueda ver qué hay el otro lado. Desde luego, esto 2020 ha venido para enseñarnos cosas.

Yo, que me creo Nostradamus, empecé el año diciendo que este año iba a ser especial, que nos traía un regalo con eso de ser bisiesto, con un día entero, 24 horas, para gastar cómo quisiéramos. Me propuse ir gastándolas en cosas para mí a lo largo del año (leer, escribir, pasear)

No sabía yo que las gastaría el primer mes buscando en internet como entretener a una niña de 5 años en cuarentena.  

Mi hija me pregunta cuándo va a pasar mamá.  Le soy sincera, le digo que no lo sé, pero que un día, cuando menos lo esperemos, habrá pasado. Y volverá a ver a sus amigos y a ir a parques. Le digo eso mientras miro otro día del calendario del mismo mes.

Porque estos cinco meses se han convertido en el mismo mes.

Uno eterno, uno que no acaba. Arranco la hoja del calendario como si fuera una fiesta, porque julio, especialmente julio, se me ha hecho eterno por  vivir pendiente si me podía ir o no a España a ver a mi familia: ¿hay vuelos?, ¿podemos salir del país donde vivimos, podemos entrar al nuestro?

Jamás me había sentido en esta incertidumbre de encontrarme con las fronteras cerradas. De repente caes en la cuenta que vives en otro continente, a 11000 km de distancia de tu familia. Y de que si pasa algo, no podrás ir. Acojona, la verdad.  Y más cuando las ganas de ver a la familia aumentaban con cada nuevo recuento. Aunque solo fuera a chocarles el codo.

Hay más motivos por los que julio ha sido un mes de espera, entre otras cosas porque  agosto me trae un cambio de ritmo, y eso va a ser una ayuda para mí. He pedido una reducción de horas. El por qué no viene ahora al caso, ya os lo contaré.

Quizás agosto sea mejor. Tiene que ser mejor. Quizás caiga el telón y podamos ver más allá, planear.

En fin. De momento, y mientras seguimos avanzando poco a poco, os traigo unas cuantas novelas donde sus protagonistas, por diferentes razones, viven también en la incertidumbre, y eso que ellos no viven en la época COVID.

Novelas con personajes que se enfrentan a la incertidumbre.

Las hijas del Capitán, de María Dueñas

Empiezo por el último que he leído. Las protagonistas de esta novela, que, dicho sea de paso, no me ha fascinado, se enfrentan a la incertidumbre de ser emigrante en el Nueva York de los años 30, sin hablar ni papa de inglés y sin querer estar ahí. Empieza la novela y se quedan huérfanas de padre, y a merced de una madre pusilánime y tradicional. De ahí, todo va a peor. No os cuento más para no hacer spoiler pero digamos que viven en un ay.

View this post on Instagram

Me encantó  la primera novela de María Dueñas, El tiempo entre Costuras, aunque me decepcionó el final. Demasiado rebuscado (no cuento más por no hacer spoiler) . Misión olvido la vi previsible, más sencilla, como si la autora lo hubiera escrito antes que la primera, y no sé si es porque así fue, porque quiso hacerla así o porque le apremiaban los plazos de la editorial. Con esta novela creo que vuelve un poco más al origen de su escritura, y en ese sentido me ha gustado, pero hay algo que me ha fallado soberanamente: los personajes principales. Las tres hermanas, que deberían ser el motor del libro, la razón que me impulsara a pasar las hojas, y… no. No me llegaban, a ratos, me caían mal. Las veía tontas y malcriadas, palurdas y egoístas. Si es cierto que, de repente Mona se ganó un poco de mi simpatía, cosa que no puedo decir de las otras dos ñoñas. El libro está bien, la historia promete mucho y tiene todos los elementos para gustarme (el Nueva York de los años 30, mujeres que se tienen que valer por si mismas, algo de intriga, algo de amor… y el tema de la inmigración). Y quizás es eso o que más me ha fallado.  Yo, que soy inmigrante, no he conseguido salvo en algunos párrafos ver reflejada la angustia, el desarraigo, la ilusión, la fuerza, la ansiedad cosida a las tripas, con la que viven los que dejan su hogar, y más aún lo que debieron sentir los inmigrantes españoles de principios de siglo que no tenían ni papa de inglés, y se deslomaban de sol a sol en los peores trabajos. Sí me ha gustado mucho la relación entre las hermanas y la madre, como se apoyan como una jauría pero ignoran el dolor de las otras, como se sinceran pero ocultan verdades. Cosas de familia. Hacia mitad del libro me enganché bastante. El final, me ha gustado. El final finalisimo, (epílogo), no. Porque explica en 5 hojas la vida de después, y la verdad, hubiese preferido que o no lo dijera o lo desarrollara, porque me ha sonado a resumen exprés. Insisto, la novela en general me ha gustado y tiene personajes buenísimos (como Sor Lito) , pero, supongo que me esperaba más. Lo recomiendo, si os gustaron sus novelas anteriores, las historias de hermanas, o NY

A post shared by Cristina Bou Ponce (@cristinabouescribiendo) on

El corazón helado, de Almudena Grandes

Esto es otra cosa. Es uno de mis libros favoritos de Almudena Grandes, y eso que creo que le sobran 100 hojas. Pero describe como nadie el corazón partío de los inmigrantes, la incertidumbre de no saber si volver, si lo que recuerdas es tan bueno como arrastrar a tus hijos y renunciar al país que te ha acogido. Los personajes de este libro además, se enfrentan a varias jugadas del destino y desalmados de la posguerra. Imprescindible.

View this post on Instagram

Este es uno de los libros, al menos de los que yo he leído, que mejor describe el sentimiento de corazón partido de los inmigrantes. Y es que helado, se nos queda, el corazón, congeladas las ganas de volver, pero no por frías, sino por perennes. Siempre esperando su oportunidad. No eres de aquí, no eres de allí, aunque a mí me gusta pensar que soy de los dos sitios. Pero hay días en que la nostalgia te gana y querrías volver, aunque fuera de vacaciones. Pero, como muchos otros #españolesenchile , ahora mismo no puedo. No se sabe si van a despegar esos vuelos que iberia ha puesto tan baratos, tentándonos con un verano sin pandemia aunque con mascarilla. Con las ganas de ver a nuestra familia, de darles ese abrazo que tanto tiempo ansiamos.  Cuando me siento así, siempre vuelvo a este libro.  Si no lo habéis leído no os lo perdáis, es largo (quizás le sobren hojas) pero tiene esa forma de envolverte en los personajes tan particular de Almudena, Grande entre las grandes. No es solo una historia de inmigrantes, también es de heridas que no cierran, rencores, y ante todo una pregunta. ¿Qué harías tú si descubrieras que alguien que quieres ha hecho algo detestable?  "Nosotros somos aquellos que miraron sus pensamientos uno por uno durante treinta años. Durante treinta años suspiramos por nuestro paraíso perdido […] María Teresa León. Memoria de la melancolía (Buenos Aires, 1970) #vidadeescritora #cristinabouponce #lecturarecomendada #escritores #booklover #bookaddict #libros #bookstagram #bookstagramespaña #instabook #megustaleer #leoyrecomiendo #queleer #españolesensudamerica #españolesporelmundo #vidademigrante

A post shared by Cristina Bou Ponce (@cristinabouescribiendo) on

American Gods, Neil Gaiman

Algo totalmente diferente a los dos anteriores. Un libro donde nada es lo que parece, y lo que parece, resulta que al final sí que es. Lleno de giros, sorpresas, dioses tan mundanos como el peor de los rateros y la última prostituta en salir elegida. Sorprendente y refrescante, donde estamos ante una América reconocida y a la vez extraña, onírica, salvaje, real.

View this post on Instagram

American Gods, de Neil Gaiman, uno de los mejores libros que leí el año pasado ¿Pero cómo es posible que en su momento no os hablara de este libro? ¿Por quéeee? Pues porque soy una mente dispersa, los que seguís el blog ya lo sabéis. Esto es un agravio enorme que hoy tenía que quedar resuelto, así que ahí va. Este libro es IMPRESCINDIBLE. Punto. Gracias por leer. Vale me explico un poco. Estamos hablando de un libro de fantasía, dado que muchos personajes son dioses, pero, Neil Gaiman es tan asombroso, que apenas si nos damos cuenta. Es capaz de describir un hecho surreal de una manera tan verídica que en nuestra mente creamos ese mundo onírico y lo aceptamos como posible. Resulta casi hipnótico, un estado de ensoñación que nos provocan sus palabras. Es capaz de formar una imagen de algo que no se puede "ver". Como os decía, está contado con tal realismo a través de detalles particulares que nos creemos todo lo que el Sr. Gaiman nos cuenta. Sin rechistar. Pero no os penséis que es un libro lento o descriptivo. Al contrario, está lleno de acción y de humor, y también de intriga, de la que te hace volar las páginas. Además, los dos personajes principales Sombra y Sr. Wednesday son maravillosos, llenos de matices oscuros y brillantes. En el libro se exploran muchos temas como la soledad, la relación paterno-filial y los complejos, también la vanalidad de la sociedad actual. No os lo perdáis si os gusta el realismo sucio y la fantasía, y los coches y los viajes y transcender. Un 20 sobre 10 #cristinabouponce #ebook #kindle #queleer #leoycomparto #bookstagram #bookstagramespaña #instabook #bookstagramchile #meencantaleer #booklover #bookaddict #libros #libroschile #megustaleer #leoyrecomiendo #lecturarecomendada #novela

A post shared by Cristina Bou Ponce (@cristinabouescribiendo) on

Pedro Páramo, Juan Rulfo

La incertidumbre de esta novela viene por el ambiente, por el pueblo en sí. Un ejemplo magistral de cómo un escenario puede convertirse en protagonista, y ayudar a mantener la intriga.

Patria, Fernando Aramburu

En incertidumbre es como viven los personajes de esta novela, del no saber, de no querer saber, del arrepentimiento, del no saber si deben arrepentirse, y, sobre todo, de desconocer la respuesta a LAS preguntas: ¿Las ideas están por encima de las personas? ¿El fin justifica los medios?

View this post on Instagram

Patria Acabo en estos días de revuelta social en Chile el famoso libro de Aramburu. Al principio me costó engancharme, ya sabéis que soy muy empática y todos los personajes del libro me caían mal, menos el muerto. Poco a poco y con una maestría que me deja con la boca abierta, Aramburu consigue meterte en la piel de cada uno de ellos, mostrándote sus motivos, y, moviendo la eterna pregunta dentro, la señal de que un libro es redondo: ¿Acaso yo no habría actuado igual? La destreza narrativa con la que está escrito, yo, de verdad, hacía tiempo que no la veía. Me ha impresionado muchísimo su técnica, la voz del narrador, que se entremezcla con los personajes. ¿Sabéis lo difícil que es hacer eso, y que quede bien? En cuanto al tema, yo crecí en los 80 y 90, en esa época en que ETA mataba y mataba. Viví y lloré por Miguel Angel Blanco, por toda esa sin razón que se parapetaba detrás de unas ideas políticas. Aún recuerdo el alto al fuego, los tres encapuchados en la tele, que no me inspiraban ninguna confianza. Yo soy de las que pensé: volverán. Pero no. Lo que me ha encantado del libro, es poder reflexionar sobre ese caldo de cultivo que eran los lugares pequeños, donde no importaba (de verdad) tus opiniones, solo lo que la mayoría consideraba. También que esté escrito desde un punto casi neutral, en el que se relatan los  entrenamientos, las cárceles, los atentados, pero también las palizas a los presos. No quiero desvelaros más, la trama te lleva sola, pero os animo a leerla para conocer un poquito más esa zona oscura y tan reciente de la historia. #patria #fernandoaramburu #queleer #leoycomparto #bookstagram #bookstagramespaña #instabook #cristinabouescribiendo #cristinabouponce #lecturarecomendada #escritores #lectoreschile #leer #meencantaleer #booklover #bookaddict #libros #libroschile #bookstagramchile #escribir #novela #novelacontemporanea #cristinabouescribiendo #cristinabouponce

A post shared by Cristina Bou Ponce (@cristinabouescribiendo) on

El niño con el pijama a rayas, John Boyne

Un libro que genera incertidumbre desde su sinopsis:

Estimado lector, estimada lectora:

Aunque el uso habitual de un texto como éste es describir las características de la obra, por una vez nos tomaremos la libertad de hacer una excepción a la norma establecida. No sólo porque el libro que tienes en tus manos es muy difícil de definir, sino porque estamos convencidos de que explicar su contenido estropearía la experiencia de la lectura. Creemos que es importante empezar esta novela sin saber de qué trata.

No obstante, si decides embarcarte en la aventura, debes saber que acompañarás a Bruno, un niño de nueve años, cuando se muda con su familia a una casa junto a una cerca. Cercas como ésa existen en muchos sitios del mundo, sólo deseamos que no te encuentres nunca con una. Por último, cabe aclarar que este libro no es sólo para adultos; también lo pueden leer, y sería recomendable que lo hicieran, niños a partir de los trece años de edad.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Centro de preferencias de privacidad