Mindfulness y cocina_ Un post de Ester Curado

Para el que no lo sepa, hoy hablamos de otra de mis pasiones:Me encanta cocinar. Para ser más exactos, me encanta comer, y claro, para eso hay que cocinar. De hecho, todas mis novelas (es decir, la que hay publicada y la que está en tramite 😉 ) tienen al final un apéndice con las recetas que cocinan o consumen los personajes.

Esta semana os traigo de invitada a Ester Curado, bloguera de cocina en Coeurdecocotte. ¡Aviso! Si vais a seguir el link a su web o a su instagram , aseguraros de estar solos, porque irremediablemente vais a acabar chupando la pantalla.

 

Pancakes de Sullivan
Otra vez se me ocurre desafiarla a hacer las recetas de mis personajes: Ester 1- Sullivan 0

 

Es una de esas cosas maravillosas que tiene viajar y vivir en el extranjero: conocer a gente singular, cortada por distinto patrón que el resto. Gente de esa que parece que pueda llevar el mundo a sus espaldas, y además con una sonrisa. 

Y es que si hay alguien multitarea, esa es Ester. Bloguera, madre, profesora en un instituto, pintora, ilustradora, artista, y no sé cuantas cosas más. La verdad que yo no sé como lo hace para llegar a todo, pero sigue leyendo porque ella misma nos lo cuenta. Además, nos habla un poco del mindfulness en cocina, o gracias a ella. Que falta le tiene que hacer con 35 zamarros en clase.

 

 

Coeur de Cocotte

 

¡Hola, soy Ester de Coeur de Cocotte y hoy soy la invitada de Cristina!

Cuando Cristina me pidió que escribiera algo para su blog, me pasaron dos cosas: la primera, que me hizo mucha ilusión y la segunda, que me entró un calambre por todo el cuerpo y me temblaron las piernas. 

Es como que me hayan elegido para aparecer en Masterchef pero que el juez que me odie sea  Gordom Ramsay de Hell’s kitchen

 

O como cuando vuelves a empezar el año escolar y te toca como el peor curso de tu vida, y qué vas a hacer, te pones en plan Michel Pfeiffer en Dangerous minds. (Además de ser blogger cocinera, soy profe de niños de esos de la ESO de 14 a 18)

Cristina, mejor vas poniendo la música. Un poquito del Mediterráneo, que nos vio nacer a las dos… A ver si nos vamos animando. 

 

AL FINAL SIEMPRE SE PUEDE COCINAR ALGO, SIEMPRE QUE SEA POCO A POCO Y CON CARIÑO.

Ahora que me siento delante de la página en blanco me siento un poco como cuando vas al supermercado sin la lista de la compra: dispersa, mirando para todos lados, metiendo en el carro curry, maizena, acelgas, y un pollo congelado.

Pero, al final algo SIEMPRE puede cocinarse, siempre que sea poco a poco y con cariño. Y eso es lo que voy a tratar de hacer en este post.

(Es lo que siempre me digo antes de lanzarme con recetas nuevas, y el resultado suele parecerse a esto) 

Lo primero es lo primero.

No hay trucos universales, pero te voy a contar como, tras un largo aprendizaje, me organizo yo en mi día a día  para sacar tiempo a mis recetas y al blog, además de intentar llegar a todas las tareas que tengo por delante. 

Después de años de pasar por clases de yoga, horas maratónianas de carreras de empresa y kilómetros en bicicleta (antes me dedicaba al ciclismo); me llegó la maternidad.

Esos interminables 3 años de sueños entrecortados y de besos pegajosos cambiaron mi vida.

Me di cuenta de lo infravalorada de la situación anterior ¡Cuánto tiempo tenía!  

De lo primero que se aprende con la maternidad, es hacer sacrificios. Dicho y hecho. Si quiero tener tiempo para mi blog y mis aficiones, tengo que despertarme temprano.

Mi mañana, según mi gurú del mindfulness, que no es otro que mi hijo,  debe partir por apreciar las cosas sencillas de la vida. Y así hago: 

Antes de poder ser “un SER humano” enciendo la cafetera, todavía con las pestañas pegadas y la almohada marcada en la cara y comienzo a disfrutar poco a poco del borboteo y del aroma del café abriéndo mis párpados . Ahí cargo batería.

Y mi momento feliz comienza: las pocas horas que puedo dedicarle a mi nueva pasión, mi blog de cocina. 

5:40 am,  Instagram y Pinterest, busquemos y anotemos lo que he soñado en la noche: saca el bullet journal antes de que se te olvide la receta que no te ha dejado dormir y, si es lunes, te lo saltas todo para leer primero a Cris .

Luego ya tendrás tiempo de leer todas las rectas de los bloggeros cocineros que llenan el mail el lunes. 

20 minutos, para desayunar y despertar, ducha, lista de la compra…

 6.30 Comienza mi vida normal : niño, animales ( 2 perros y 2 gatos) y a las 7 al trabajo!

Desayuno con diamantes
Yo me despierto igualita de glamourosa

EL SUPERMERCADO Y EL MINDFULNESS

Los días que me voy al supermercado,  tengo un recuerdo especial para todos aquellos blogueros de cocina que viven en ciudades. Para ellos y para sus madres.  Porque no es lo mismo bajar y encontrarte con veinte Mercadonas y doscientas tiendas foodies, que vivir en medio del campo, campo curicano, para ser exactos, y tener suerte si encuentras azúcar morena. ¿Me da rabia? Un poco, pero respiro hondo y acabo aprendiendo cosas que de otra manera compraría. Cómo por ejemplo hacer hojaldre. para napolitanas. 

La verdad es que los supermercados es uno de esos sitios que más odio visitar, no sé vosotros. Eso y a la señorita que me hace la depilación.

Aunque por otra parte..

Tras la compra básica, siempre me dedico a investigar las secciones de novedades y de accesorios de cocina. Otra obsesión de los bloggers de cocina, menos mal que Ikea todavía no está en Chile.

El problema, amigos míos, es que yo aquí, en este paradisíaco y aislado bosquecillo encantado, me tengo que preparar la lista de las recetas casi de un año para otro.

No exagero, ¿sabéis cuánto me costó conseguir un molde decente para las madeleines? Casi 6 meses. Que Amazon no llega a Chile. Bueno eso y que, igual yo también soy un poco complicadilla, con un montón de pliegues, como la vida misma, o como una buena masa de hojaldre.

El caso es que cuando voy a cualquier parte de viaje o regreso a España, (sí, yo también soy española) voy por los supermercados como Alicia en el país de las maravillas: lo miro todo con asombro, incluso me pongo un poco en modo Golum.

 

Gollum

 

Mi madre ya me ha dejado por imposible y se ríe cuando me brillan los ojitos como al gato de Shreck, al encontrar  cosas como moldes para hacer cuernos de unicornio! (siguiente objeto cuqui en la lista de imposibles, junto con la espirulina azúl o el black charcoal)

Cuando no encuentro algo, pienso en mi gurú del mindfullness y en alegría de conseguir los objetivos infinitos, o hacer más con menos.

Un último consejo. 

Aprovecha cada momento para disfrutar de tú café o de tu comida y sus aromas de la calidez de la taza y sigue mezclando sabores y olores en tu cabeza.

Gracias a eso a mí se me ha agudizado el espíritu de sobreviviente a guerra y descubro siempre algún lugar con ingredientes mágicos para las recetas, o soluciones prácticas (No, no necesitas 50 moldes del NordicWare ,a pesar de las muchas veces que sueñes con ellos y además porque valen un ojo de la cara).

 Si hay alguien de Nordic que lea esto, lo anterior es mentira, los quiero todos. 

En realidad lo de sencillez me viene de siempre: imaginaos un estilo Blancanieves, cocinando con todos mis animalitos, con un abuelo panadero, una abuelita criada entre monjas de un convento y una madre que coleccionaba todas las revistas de cocina del Hola, el lecturas o la revista que fuera, lo que venía siendo internet y del pinterest de la época.

Eso es lo que busco con mis recetas, esa sensación de sencillez y de calidez del horno.

 

blancanieves

 

Por supuesto, tengo el cuaderno la lista infinita donde se van mezclando las ideas, los quiero, los tengo y los ¿lo necesito de verdad?

Y volvemos al vivir con menos.

Porque las recetas queridos míos son así… Aparta azúcar, harina, huevos, mantequilla y algunos extras (como amigos que te compartan sus recetas), mézclalo todo con algo de curiosidad y mucho cariño y  estamos listos.

¿O no coincidís conmigo que las recetas de las abuelas y de las madres son de esas que siempre triunfan?

Y si no…acercaros a mi página  y veréis que con poquito se puede hacer mucho… Y por lo tanto vuelvo al midfullness: 

“ Deja de mirar la carta de postres…Que todavía no has acabado ni el bocata de calamares!

 

Ester curado

SIGUE A ESTER EN SU BLOG O EN SUS REDES:

Blog: https://curadoester.wordpress.com/

Instagram: https://www.instagram.com/curadoester

Facebook: https://www.facebook.com/Coeur-de-Cocotte

 

 

1 comentario

  1. […] Ester Curado del blog de cocina Coeurdecocotte ya demostró lo que daba de sí el apéndice de las recetas de Mar de Invierno en Cadaqués con estas tortitas de Sullivan. […]

    Responder

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Centro de preferencias de privacidad