La teoría de los seis grados y el Networking

¿Qué tienen que ver Carlos Sadness y Fito Paez? ¿O Caloncho con Elvis Costello? ¿Y alguien que sale de una tintorería en Chile y una exprostituta en Cáceres? Dale al play que te lo cuento.

Con un poco de suerte y algo de trabajo, quizás puedas conocer a Ryan Gosling, o Ryan Reynolds, o a Ryan Eggold (que es mi Ryan favorito, por cierto). Incluso a Angelina Jolie, o a Barack Obama.

Los tres MosqueRyan (Matadme por este chiste) 

 

Eso de que “el mundo es un pañuelo” lo saben todas las abuelas del mundo. Y seguramente de ella sacó la inspiración Frigyes Karinthy, quien en 1930 publicó un cuento llamado “Chains”, (que podéis leer aquí: Chains), y que se considera la base de la Teoría de los Seis grados. 

 

Este escritor, (porque claro, tenía que ser escritor, que ya se sabe que están todos como una cabra), formuló por primera vez la posibilidad de que estuviéramos conectados al resto de la humanidad por cinco enlaces, cinco personas que se conozcan entre sí. (El sexto vínculo se añadió a finales de la década de 1950, por el matemático austriaco Manfred Kochen y el sociólogo estadounidense Ithiel de Sola Pool).

 

Por cierto, aunque a Karinthy se le conozca por la famosa teoría, también fue un precursor de lo que ahora llaman “Fan fic” . Anotación para mi madre: Mamá, esto son las versiones, precuelas o secuelas que hacen los fanáticos de sus libros favoritos.

Versionó Los Viajes de Gulliver de Jonathan Swift (Capillaria y Viaje a Faremido) o  a Julio Verne (Viaje de bodas a través del centro del Sol). Y no os creáis que fue ningún desconocido, de hecho fue bastante famoso. Según la wikipedia sus artículos periodísticos pasaron de 5000 y las piezas de teatro que estrenó llegaron a 136.

 

Wattpad
Si entonces hubiera existido Wattpad, el Sr. Karinthy lo revienta.

Para los que todavía no sepáis de lo que estoy hablando.

Según esta teoría, podrías llegar a cualquier habitante de este mundo a través de un conocido de un conocido de un conocido de un conocido de un conocido de un conocido.

¿Puede ser posible?

Cuando se formuló esta hipótesis, en 1930, en el mundo había aproximadamente 1,500 millones de almas. A fecha del 2017 se estimaron que hay más de 7000 mil millones de habitantes. Sí, has leído bien las cifras. Sí, acojonan.

 

¿Podría ser que solo seis personas te conectaran a cada uno de ellos?

Piénsalo bien: ¿cuánta gente has conocido en tu vida? No te hablo de familia o de amigos; te pregunto cuántos compañeros de clase, de trabajo, cuántos vecinos, a cuánta gente saludas a diario, el que te vende el kebab post-resaca del fin de semana, el bedel del colegio de tus hijos. ¿Con cuánta gente has compartido risas, a cuánta gente has besado?

¿Y ellos a su vez?

 

Amantes de los números bienvenidos

 

Supongamos que tienes unas 100 personas cercanas, entre amigos, familia y compañeros. Y que, a su vez, cada uno de esos “conocidos”, se relaciona con otros 100 conocidos propios. Esto significaría que, en teoría, podrías pasar un mensaje a 10.000 personas más tan sólo pidiendo a tus contactos que lo distribuyeran a sus amigos. Y esto sería solo el contacto de “segundo nivel” (Amigos de tus amigos). A mí se me dan muy mal las mates, pero podéis ver los cálculos en la  entrada de wikipedia.

 

KEVIN BACON CONOCE A TODO EL MUNDO.

 

Kevin Bacon
Efectivamente, el actor de Footlose.

 

En los años noventa apareció una página web que relacionaba a Kevin Bacon con cualquier actor del mundo. No os la perdáis porque a pesar de tener una interfaz más antigua que Myspace es para troncharse.

http://oracleofbacon.org/ack.php

Atención: es posible que entréis en bucle y perdáis varias horas de vuestras vidas con esta chorrada. Avisados quedáis.

 

Kevin Bacon

 

Os dejo mi captura de Pedro Almodóvar y Kevin Bacon, pero también he probado con Mario Casas y Alfredo Landa. Y siempre funciona.

Deberíamos hacer otra para músicos, y la base sería Bunbury, que no para de hacer duetos con todo el mundo. Yo lo grabo el mes que viene.

 

¿Te he convencido ya de esta conexión global a tan solo seis personas de distancia?

 Pues te he engañado.

 

La teoría de los seis grados se ha ido al carajo

Ya estuvimos hablando la semana pasada de esta época de exhibicionismo en la que nos encontramos.

Con la difusión de las redes sociales, se cree que el número de enlaces necesarios para conectar a dos personas ha bajado a 4 personas y tres cuartos (pobre individuo este).

Podéis leer el artículo en la wikipedia, pero os dejo un extracto aquí:

“En 2011 la empresa Facebook realizó un estudio denominado “Anatomy of Facebook”2​ con todos los usuarios activos de su página en ese momento 721.000.000 miembros (alrededor del 10% de la población mundial) y se analizó el conjunto de amigos en común, para sacar el promedio de cuántos eslabones hay entre cualquier usuario y otro cualquiera. De esta prueba se excluyó a celebridades y famosos. Los resultados mostraron que el 99,6% de pares de usuarios estuvieron conectados por 5 grados de separación. Esta es la prueba más cercana de la teoría a la fecha de hoy y da un resultado aproximado de 4,75 eslabones.”

 

Muy bien, ¿y esto a mí de qué me sirve?

Pequeño padawan, por supuesto que te sirve. A ver si te crees que yo escribo cosas así  porque sí. En este blog entretenemos a la par que educamos.  

 

ESTA TEORÍA ES FUNDAMENTAL PARA EL NETWORKING

 

¿El netqué? Los contactos, amigo, los contactos.

Al igual que la “Teoría de los Seis grados en castellano se traduce como “El mundo es un pañuelo”, el famoso “Networking” tu padre te lo resumiría en “Ten amigos hasta en el infierno”. 

No se trata de ser un falso o un pelota: eso no le gusta a nadie y, tarde o temprano se te va a ver el plumero. No me pongo a hablar de las redes sociales y el “te sigo si me sigues” porque entonces no acabo en tres años. 

Se trata de aprovechar los contactos para tener la oportunidad de hacerte visible, de darte a conocer, o de establecer un flujo sincero de información.

 

Un ejemplo básico de Networking y la teoría de los Seis grados es la red social Linkedin, que anima a sus usuarios a aprovechar sus redes de contacto. 

A través de los contactos podemos tener acceso a información. Y los datos son oportunidades.

Esto, que a algunos os suena a enchufismo, no es tal.

No se trata de que te den un puesto por ser el jardinero de Pepito, si no de que Pepito le cuente a todos sus amigos lo buen jardinero que eres y te recomiende. O que a través de Pepito le pases tu espléndido currículum al primo de su amiga Vicenta, que resulta que anda buscando jardinero y no lo había publicado todavía en el infojobs de los jardineros. 

 

Ojo, de nada sirve tener el contacto si luego no demuestras lo que vales. O no debería ser.

Café y Networking
No cariño no estoy tomando café con las del gimnasio, estoy haciendo Networking.

Me encantaría oír tu historia de seis grados, la forma en que haces networking, o qué nombres has probado en la web de Kevin Bacon.

¿Qué me falta? Ah, sí, la chica de la tintorería y la exprostituta. Puedes leer el principio de la historia  aquí, y el resto en  Facebook, o Twitter.

 

SEIS GRADOS.

Yo creo que se dio cuenta, la última vez que me vio. Y ahora salgo de la tintorería y lo veo, en la acera de enfrente. Camino al trabajo, imagino. La sonrisa se me pasma en la cara y se me hincha el pecho. Él se gira, como si me intuyera, y me saluda, parapetado en sus gafas negras. Yo le devuelvo el saludo. Considero cruzar, pero no hay pasos de cebra a la vista y sí un millón de coches. Camino. Y él también. Paralelos, pero en otro mundo. Y no sé si él también lo piensa, si él también rebusca en su cabeza una excusa para hablar conmigo. O quizás está todo en mi cabeza.

Está todo en mi cabeza. Pero es curioso. Venía pensando en ella, cuando el otro día nos encontramos en el supermercado. En ese supermercado al que no voy nunca. Y ahí está de nuevo. Enfrente. Curioso. Me la encuentro en todas partes. Pero es solo casualidad. No es que sea el destino. No es que de tanto pensar en ella le llame mentalmente. Aunque ya me pasó aquella otra vez, con la bulgara, en México. Claro que aquello fue diferente, en otra vida, cuando yo no era yo sino alguien que cruzaba una y otra vez la frontera. Esto es diferente. Es solo casualidad.

Es solo casualidad, que me haya acordado esta mañana de él, y que cuando me haya puesto a limpiar el polvo haya aparecido esta postal de México entre los libros… (Continua en Facebook o Twitter)

2 comentarios en “La teoría de los seis grados y el Networking

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *