FELIZ (RARA) NAVIDAD

Queridos amigos, favoritos, familia, lectores, haters, compañeros de escritura, persona que has encontrado el blog de casualidad, he decidido que esta semana, no voy a escribir un post.

¿Y entonces que es esto?

Es una mini felicitación navideña, con algo de música.

Veréis, he estado unos días de vacaciones. Solo unos días, lo justo para reponer pilas. Llegué anoche derrapando y hoy me toca ponerme como una loca  a cocinar para la cena de Nochebuena y a envolver regalos.

Llevaba unos días bastante estresada como ya sabéis si leéis el blog. Con la sensación de no llegar a nada, a pesar de estar trabajando duro.

Al final, como soy una chica con suerte, he conseguido sobrevivir al año.

Dentro de poco haré algún tipo de post resumen, con lo mejorcito de este año y os daré las gracias por este año de vértigo donde he publicado mi primera novela, acabado de escribir la segunda, he puesto en marcha las redes, ganado un concurso de cuentos, y mil cosas más.

Hoy, lo siento, no me apetece y no me da tiempo, tengo un brownie y un rollo de carne con salsa que hacer. (Si quieres recetas e ideas siempre te puedes pasar por aquí)

Pero no quería que llegara este lunes sin hablar de la Navidad (rara) en Chile y desearos lo mejor para el 2019.

LA NAVIDAD EN CHILE ES RARA.

 La gente va en sandalias y no con bufanda, Papá Noel se llama Viejito Pascuero, lo que llaman “Navidad” es en realidad la Nochebuena, y nuestro día de Navidad es solo “el día de después de la cena de navidad” (WTF?), día donde se come lo que ha sobrado del día anterior o se  hace un asado (barbacoa).

A mi madre en este momento le está dando un pasmo. Mamá no te preocupes, que yo sí que cocino.

Más cosas raras de la Navidad en Chile:

Pan de pascua
PAN DE PASCUA, OBJETO COMÚN DE ESTUDIO EN MATERIALES DE CONSTRUCCIÓN Y ARMAS DE DESTRUCCIÓN MASIVA
  • No se comen turrones.
  • Nochevieja no existe, se llama “Año Nuevo”, y sí, lo habéis adivinado, el día 1 es solo el día 1.
  • A las doce de “año nuevo” (=nochevieja) no comen uvas, solo cuentan hacia atrás y al final se abrazan. Personalmente me parece bastante soso: nadie se confunde con los cuartos, y me falta la gente escupiendo uvas, atragantándose, o el típico que se ha comido las 12 uvas cuando solo llevan dos campanadas.
  • Los regalos se dan por la noche, a las doce, y no al día siguiente.
  • En los centros comerciales, las pilas de adornos de navidad conviven con las toallas de playa.
  • Los niños están pensando casi más en las vacaciones de verano que en navidad.
  • Existe una cosa llamada pan de pascua cuya masa podría servir de unión entre ladrillos, así es de ligera. A ver, está bueno, es solo que se hace bola y cuesta tragarlo. Mucho.
  • No he hecho la prueba pero si pides un polvorón posiblemente la gente te mire raro.
  • No hay lotería de Navidad. De entrada, aquí la lotería se llama ejem ejem “la Polla del Presidente”. Os lo juro.
Edificio de “La Polla” en Santiago

Lo voy a dejar aquí que si no se me quema la salsa de chocolate.

MIS MEJORES DESEOS

Ahí van, todos seguidos y sin orden ni concierto.

  1. En todas las familias hay un pesado/a. Eso es así. Os deseo que se siente lejos. Si no es así podéis poner en práctica los consejos de Pilar Navarro sobre escucha activa, o esperar a que se vaya a casa y utilizarlos para relajaros.
  2. Si no os ha tocado la lotería, que por lo menos os toque el nombre que queréis en el amigo invisible.
  3. Que disfrutéis las comidas como si no hubiera mañana, y en enero ya si eso lechuguita y sopa.
  4. Que, os encontréis físicamente lejos o cerca de los que queréis, los sintáis al lado. A mí me pasa. Nota para todos: los abrazos y los besos llegan por el aire.
  5. Que no os atragantéis con las uvas. A mí siempre me pasa, por eso lo digo.
  6. Que el jefe se pimple en la cena de empresa y os sirva en bandeja algún elemento de chantaje para todo el año..
  7. Que encontréis un día para juntaros todas las amigas sin demasiado problema.

Y sobre todo, que el nuevo año venga cargado de oportunidades, de sueños y de la energía para cumplirlos, para trabajar por ellos. Que sea un año en el que los besos no os falten, ni las risas, y que lágrimas las justas y para limpiar un poco el ojo.

Ale, me voy a cocinar. Si me queda bonito subo una foto, aunque ya os aviso que lo mío es el sabor, no la estética.

¡Feliz navidad!

4 commentarios

  1. Mahandeep Kaur
    31 diciembre, 2018

    Feliz (raro) año, Cris!! Lo que más me parece raro es lo de ir en sandalias, jajaja.

    Responder
    1. Cristina Bou
      31 diciembre, 2018

      Jajajj Ya me he acostumbrado pero sigue sin parecer del todo navidad… Feliz año

      Responder
  2. Ester
    24 diciembre, 2018

    Pues así sea Cris, añadete un villancico chileno, “calurosa Navidad” del grupo infantil 31 minutos y lo tienes casi todo. Pero para no ser otro Grinch en este Chile ,donde viejo Pascuero viene con aire acondicionado incluido ( no me explico q sobreviva con botas, y semejante atuendo en estas calores), te mando un fuerte beso para ti y los tuyos.

    Responder
    1. Cristina Bou
      24 diciembre, 2018

      jajaj Ester tú eres lo menos grinch del mundo mundial. ¡Cuidate mucho y feliz (calurosa) navidad!

      Responder

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Centro de preferencias de privacidad