Escucha consciente y música. Un post de Pilar N. Colorado

Me encanta invitar gente a casa, tomar café, que me hablen de lo que más les gusta, de los proyectos que se traen entre manos en ese momento, o de cómo vencer a un dragón de tres cabezas. Eso sí, la única condición es que se traigan su propia música.

Esta semana Pilar N Coloradoexperta en mindfulness, se pasa por el blog para traernos unos ejercicios muy simples pero altamente efectivos para ayudar en tu concentración, en tu escucha consciente. Traducido: en sentirte mejor.

Los que me seguís en Facebook, aunque no lo sepáis, ya conocéis a Pilar. Comparto muchos de sus artículos porque, si bien yo debo ser lo más contrario a Mindful que existe, porque siempre tengo la cabeza en otro lado, me encantan sus reflexiones y consejos acerca de cómo darle al stop en esta autopista sin límite en que vivimos.

Además, Pilar dirige un taller de escritura emocional que a más de uno, pequeñas piltrafillas de persona, os vendría más que bien. Que cada cual se dé por aludido.

Dice que no sabía que música traer; pues menos mal, porque en lugar de una lista se ha traído ¡tres!. Os dejo las canciones al final del post, una para cada momento:  Una de escuchaconsciente, otra para relajarse y mi favorita: Música Mindful y canciones feelgood.

¿Estás preparado para una sesión de escucha consciente? Ya sabes, dale al play

Escucha Consciente y música

Me hizo mucha ilusión que Cris me invitara a su casa. ¡Qué pena que sea virtual y no podamos compartir un almusafes! (si ya has leído Mar de Invierno en Cadaqués lo entenderás,y si no, ¿a qué esperas?) 
De momento, además de la pasión por un bocadillo, compartimos letras y… ¡música! 

Casi declino la invitación cuando me pidió que junto al texto le enviara una playlist. Y no porque no escuche música, si no porque confieso que soy un poco vaga a la hora de buscar qué escuchar.

Me encantan los post de Cris porque, además de ser buenos, no tengo que pensar en la música ideal para leerlos. Ya la busca ella. En casa es igual, mi marido se encarga de la banda sonora y yo me limito a disfrutar.

Está claro que la música incide directamente sobre nuestra emociones, aunque no de la misma  manera para todos.

Y para muestra, un botón: en el grupo de El Escritor Emprendedor  pregunté por las costumbres musicales de los integrantes.

La pregunta concreta era qué escuchan para trabajar y para relajarse.  Confieso que mi propósito era hacer una playlist con las respuestas y evitarme ese trabajo; me salió el tiro por la culata porque me hablaron más de hábitos que de piezas concretas.

Observamos con sus respuestas que no hay un criterio universal, (como era de suponer):

Para trabajar unos necesitan silencio, otros música.

Entre estos,  unos seleccionan la música en función de lo que escriben, otros  escuchan siempre las mismas canciones, otros buscan piezas que tengan que ver con el estado emocional de la escena que escriben… De todo.

Incluso dentro de la selección musical que cada escritor usa para relajarse vemos respuestas de lo más variopintas: música heavy, rock, clásica, sonidos de lluvia y ríos, silencio

Curiosidad: Según lo recabado, la misma música tiene efectos contrapuestos dependiendo del oyente.

Por ejemplo, puede ser un vehículo hacia la evasión o ser el instrumento que nos lleve a la concentración. Lo que la música aporta a cada uno de nosotros da para hablar durante muchos post.

Hoy nos vamos a centrar en la relación entre música y mindfulness.

Antes aclaro, para quien no lo sepa (¡te pillé! si no lo sabes es porque aún no sigues mi blog…) que mindfulness no es relajación.

Mindfulness es darte cuenta de lo que vives en cada momento y desarrollar la capacidad de reaccionar conscientemente, sin dejarte llevar por automatismos.

Vivir con consciencia.

Y esa capacidad se adquiere entrenando la atención a través de ejercicios diversos, la mayoría de ellos basados en prácticas meditativas.

La música aporta al mindfulness tres tipos de ejercicios:

1.- La escucha consciente:

A los que me dicen que no saben/pueden/gusta meditar pero quieren entrenar la atención de alguna manera y aprender a vivir con una mente serena, les aconsejo la escucha consciente de música.

Suelo utilizar la clásica (como los ejemplos de la playlist) porque si tiene letra es más fácil distraerse con ella (también puedes escuchar una canción con letra en otro idioma).

¿Cómo funciona la escucha consciente?

Selecciona una pieza, a ser posible con varios instrumentos. Cierra los ojos y ponte cómodo en tu sillón o sofá preferido, sin nada más que hacer que escuchar. Elige un solo instrumento en el que poner toda tu atención, obviando los demás (atención selectiva). Al terminar, repite seleccionando otro instrumento.

Recuerda que no tienes nada más que hacer que escuchar ese instrumento.

La última vez, escucha al completo dejando ir tu mente con la música.

Al atender solo a la pieza que escuchas, no dejas a tu mente que se vaya con otras cuestiones y así la vas entrenando para usar esa habilidad en otras situaciones.

Otro ejercicio de escucha consciente es, de pie y si te es posible con los ojos semicerrados, mover tu cuerpo. No se trata de bailar; solo mover tus brazos,cabeza, manos y tronco, no te desplaces, siguiendo la estela musical.

Hace años asistí a una sesión de Escucha Consciente con mi hermano menor (ahora cantante profesional) en la que seguíamos la música de Vivaldi con movimientos del cuerpo. Una especie de meditación mindfulness en movimiento al compás marcado nada más y nada menos que por Vivaldi. ¡Y fue genial!. te animo a probarlo.

2.- Relajación:

Sí, ya sé que he dicho más arriba que mindfulness no es relajación, pero está claro que muchos buscamos que nuestros momentos de relax estén acompañados por música.

Confieso que no me gustan las composiciones que se hacen ex-profeso para relajarse (me dan ansiedad). Prefiero buscar lo que me pide el cuerpo en cada momento. Puedes relajarte con rock duro y sacar todo lo que te perturba por dentro a través de la agitación, o buscar melodías que te calmen.

Recuerda que no hay nada más que hacer. Déjate llevar por la melodía sin darle ninguna instrucción a tu mente. En la lista os dejo una propuesta de sonidos relajantes y otras piezas que invitan a la calma.

3.-Feelgood:

Como mi anfitriona Cristina yo también soy muy feelgood, en lecturas y escritos.

Tengo en mis listas musicales algunas canciones que me motivan. No me refiero al positivismo facilón, que no me va nada.

Son canciones con letras que ayudan a la reflexión y a darnos cuenta de lo maravillosa que pude ser la vida. Aceptar lo que hay en cada momento sabiendo que todo cambia, que donde hay malo hay bueno y  que es nuestra actitud ante lo que nos pasa la que determina el resultado. En la lista hay unas cuantas canciones cuya letra es muy mindful. En este tipo de canciones, letra y música van unidas para darnos sensación de alegría y felicidad.

Si eres de los que su mente no deja de hablarle y te cuesta acallarla, meditar con música es una buena opción, mejor que el silencio, pues te distraes menos al seguirlas notas. Le das a tu mente algo que hacer (la escucha consciente) y así deja el parloteo.

La música tiene por tanto una cualidad que podríamos llamar meditadora. Para meditar no se necesita exclusivamente la música tipo New Age, o de gotitas de agua al caer. Cualquier música sirve (yo prefiero la clásica) porque de lo que se trata es de que hagas una escucha activa y consciente dejándote llevar, dejándote en paz y sin tener nada más que hacer.

La música no es nada sin la escucha consciente.

Practicar la escucha consciente te sirve además para saber escuchar a los demás, y para entrenar la atención que luego puedes aplicar a otros aspectos de tu vida.

La música es además muy completa como medio de expresión: a través de la música se expresa tanto el que la compone, como el que la interpreta y el que la disfruta escuchando.

Y meditar con música no es más que aplicar la atención plena en el momento presente a los sonidos. Tan sólo, pon música y lleva tu foco a ella. No hagas nada más. ¡Déjate llevar!

¿Podrías tú vivir sin música?

Spoiler: Dentro de muyyyyyy poco tiempo Pilar va a publicar un libro con ejercicios y consejos como los que nos ha traído  hoy. ¡Me muero de ganas de leerlo! Seguidla en el blog o en las redes, no vaya a ser que os los perdáis, que os depistais con una mosca.

Sigue a Pilar en sus redes:

Viviendo Mindful

Facebook

Instagram

Twitter

ESCUCHA CONSCIENTE (sin letra o en inglés)

1. Saint-Saëns-Cello Concerto no 1 in a minor op 33

2. Hallelujah – Instrumental (Cover) | Piano Violin Cello

3. Pablo Sarasate “Airs espagnols”

4. 2CELLOS – Wake Me Up

5. In The Mood For Love. Song Yumeji’s theme

6. Boyhood – Hero (Family of the year)

7. Simply Three – Rain (Original Song)

8. Katie Melua – Bridge Over Troubled Water (Official Video)

RELAJACIÓN: MÚSICA PARA PARAR

1. Instantefrágil (Flowpiano)

2. Amen HayrSourp 

3. Henryk Górecki – Symphony of Sorrowful Songs – 2nd Movement

4. Yiruma, (이루마) – River Flows in You

5. Nirinjan Kaur Ardas Bhaee

6. Loreena McKennitt – La Serenissima

7. Sonidos para relajarse

8. Morning Music – yoga, positive, uplifting, nature

LETRAS MINDFUL Y CANCIONES FEELGOOD

1. Somewhere over the Rainbow – Israel “IZ” Kamakawiwoʻole

2. George Harrison – Here comes the sun

3. Coldplay -Hypnotised

4. Queen & George Michael – Somebody To Love

5. Pink Floyd – Coming Back to Life

6. Take it on the run (Reo Speed Wagon)

7. Juanes – Juntos (Together)

8. Noemi – In un giorno qualunque

9. Kansas – Dust in the Wind

10. Agnes – Love Love Love

11. I’ll Stand By You – Rod Stewart

12. Maxime Manot’ – Mélodie du bonheur

13. Ella -Bebe

14. Coti – Aquí y ahora

15. Macaco -Me Olvide de Vivir

16. Saberque se puede

17. Macaco – Puerto Presente ft. Fito Cabrales

18. MarcAnthony – Vivir Mi Vida

7 commentarios

  1. […] Colorado, del blog Viviendo Mindful. A Pilar ya la conocéis porque se pasó por el blog a hablar de música y escucha consciente y me invitó al suyo a hablar de musicales y […]

    Responder
  2. […] , os acordáis seguro de que Pilar estuvo hace poquísimo invitada aquí en el blog, hablando de Escucha Consciente y Música. Si no lo leísteis, aprovechad, porque nos hablaba de […]

    Responder
  3. Mahandeep Kaur
    29 diciembre, 2018

    Muy interesante. Yo medito todos los días, en silencio, cantando mantras… y me parece que no podría prescindir de ello, se ha convertido en una necesidad. Y más ahora que nuestras mentes están cambiando por culpa de los móviles y todo lo que en ellos hay: facebook, wasap, internet. Yo siento que no puedo mantener la concentración durante mucho tiempo y mi mente se ha acostumbrado a saltar de una cosa a otra con gran facilidad. Aplicaré la escucha consciente. Creo que eso ya implica relajarte, porque frenas. Gracias por el post!

    Responder
    1. Cristina Bou
      29 diciembre, 2018

      Gracias Mahandeep, es cierto que nuestro cerebro necesita más que nunca un descanso de tanta infoxicación. Voy a intentar hacerte caso y a tomar unos segundos

      Responder
  4. […] la escucha activa cuando estás con amigos o con tu familia. Sé consciente de lo que  realmente se dice pensando […]

    Responder
  5. Laura
    17 diciembre, 2018

    Genial post compartido :). Un placer leer también a Pilar por aquí, y sí, estoy de acuerdo en que no solo relaja la música tranquila o la hecha para ese fin.
    Gracias 🙂

    Responder
    1. Cristina Bou
      17 diciembre, 2018

      Gracias Laura por comentar. Sí, yo creo que depende mucho del momento en que uno se encuentre. Un abrazo enorme

      Responder

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Centro de preferencias de privacidad