El Poeta Halley o lo que une a Love of Lesbian y Serrat.

lesbian

Música y letras. Notas y palabras. Le daba vueltas a estas ideas, y de repente recuerdo esta canción, El Poeta Halley, de Love of Lesbian. (Album, Poeta Halley, 2016).

Palabras de una musa de baja maternal 

Sea cual sea tu profesión, sexo, personaje de Game of Thrones preferido o circunstancia vital, vas a encontrar en esta canción de Love of Lesbian un verso que te ilumine. Como quien abre un libro al azar y encuentra la respuesta que buscaba.

Si además eres de los que lleva el veneno de las letras en la piel , no puedes perdértela. Porque esta maravilla musical trata sobre esa amante ladina que es la inspiración, y que tantas veces se resiste a visitar a todos aquellos que respiramos letras y exhalamos palabras.

“En la autopista de la vida si te saltas la salida hay que esperar”

 

Pero, en realidad, yo quería hablaros sobre todo del poema final, recitado magistralmente por el grandísimo Serrat.

Santi Balmes (cantante y letrista de Love of Lesbian) cuenta que lloró cuando oyó a Serrat recitar su poema. Normal. Yo también lloré cuando lo oí. Y vosotros quizás también lo hagáis, quizás correréis al baño del trabajo, para que el jefe no os vea. Quizás podáis refugiaros entre papeles o achacar los ojos rojos a un resfriado mal curado. Y si no, tampoco pasa nada. Lo primero que hacemos al llegar a este mundo es llorar. Lo segundo buscar un abrazo. Y lo tercero comer. A mí me parece que no nos iría tan mal si repitiéramos esta secuencia más a menudo.

“Puede que no haya aprendido a aceptar, que escuadrones de moral judeocristiana con su culpabilidad. 

Nos seguirán por tierra, por el aire y sobre todo por amar.”

La hija de Serrat fue quien propició que este hechizo en forma de poema llegue a nuestros oídos. Resulta que es muy fan de Love of Lesbian. Menuda casualidad. Pero claro, la vida no es más que un ramillete de casualidades trenzadas. Además, recordad que, en teoría, solo nos separan seis grados (seis personas que se conocen entre sí) de cualquier otro habitante de este planeta. Pero de esto ya hablamos otro día. Que me lío y no acabo.

“Mi leal traidor, inspiración, de intermitente aparición”

 

Todos aquellos que vivimos enamorados de las palabras no podemos hacer otra cosa que ponernos de pie y aplaudir semejante alarde de talento. Es este poema una historia sobre gente que es hija, que es padre. Que crece y se enamora y abandona el nido, dejando detrás la soledad del silencio, y a ese padre, triste y alegre al mismo tiempo. Pero la magia está en que no hablamos de gente, hablamos de palabras.

 

aplauso

 

Entonces uno, que siempre lo había sospechado, sonríe con los ojos cerrados y asiente. Sí, las palabras tienen vida propia, las palabras sufren, las palabras lloran; las palabras se aman y se odian, y ambas al mismo tiempo, porque amor y odio tienen cuatro letras, y hay un poquito de “o” en cada una. Y eso tiene que unir por fuerza, por mucho que no sea una conjunción copulativa.

“Si las palabras se atraen, que se unan entre ellas ¡Y a brillar, que son dos sílabas!

 

Por favor, escuchad, parad atención, respirar hondo y haced sitio dentro, porque sus palabras llenan hasta rebosarte. Para los que no tengáis tiempo de oír la canción entera, el poema empieza en el minuto 4:50. Y aquí la transcripción:

 

“Acojo en mi hogar

Palabras que he encontrado abandonadas en mi palabrera

Examino cada jaula y allí, narrando vocales y consonantes

Encuentro a sucios verbos que lloran después de ser abandonados por un

Sujeto que un día fue su amo

Y de tan creído que era prescindió del predicado

 

Esta misma semana han encontrado a un par de adjetivos trastornados,

A tres adverbios muertos de frío

Y a otros tanto de la raza pronombre

Que sueñan en sus jaulas con ser la sombra de un niño

 

Se llama entonces a las palabras que llevan más días abandonadas

Y me las llevo a casa

Las vacuno de la rabia

Y las peino a mi manera

Como si fueran hijas únicas

Porque en verdad todas son únicas

 

Acto seguido y antes de integrarlas en un parvulario de relatos o canciones

Les doy un beso de tinta

Y les digo que si quieres ganarte el respeto nunca hay que olvidarse los

Acentos en el patio

 

A veces les pongo a mis palabras diéresis de colores imitando diademas

Y yo solo observo cómo juegan en el patio de un poema

 

Casi siempre te abandonan demasiado pronto

Y las escuchas en bocas ajenas

Y te alegras

Y te enojas contigo mismo como con todo lo que amamos con cierto egoísmo

 

Y uno se queda en casa, inerte y algo vacío

Acariciando aquel vocablo mudo llamado silencio

Siempre fiel, siempre contigo

 

Pero todo es ley de vida

 

Como un día me dijo el poeta Halley,

Si las palabras se atraen, que se unan entre ellas

¡Y a brillar, que son dos sílabas!”

Santi Balmes, 2016

 

1 comentario en “El Poeta Halley o lo que une a Love of Lesbian y Serrat.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *