Comportamientos tóxicos

Comportamientos tóxicos

A raíz de todo lo que está pasando en Chile, se me ha llenado whatsapp y la vida de  comportamientos tóxicos.  Y es que la mala hierba aparece cuando menos te lo esperas. Si no existe este refrán debería, es muy útil. Dentro radio de Muse, que le viene muy bien al momento tóxico. (No os esperaríais que pusiera a Brittney Spears, ¿verdad?)

Comportamientos tóxicos tipo ver siempre el lado negativo de las cosas: Lo que pasa en Chile.

Se podría decir que desde el 18 de octubre, Chile tiene un mal mes. Por no decir un mes de mierda. Claro que también podríamos darle la vuelta y decir que, desde el 18 de octubre, Chile ha despertado.

Podríamos decir que esto es una revuelta, con ojos perdidos y muertos y militares en la calle, o que se ha hecho la manifestación mas multitudinaria de la historia de este país (que alguien me corrija si no es así), que los chilenos se han cansado de que exista el todo o la nada, y quieren construir un país más social, menos afilado con los que menos tienen.

 Que quieren dejar de mirar hacia el modelo que los gringos/guiris jugaron a implantar aquí (mirad este articulo) y quieren algo que piense en, oh sorpresa, los chilenos. El otro día os conté mucho sobre esto. Así que no me extiendo más.

No se me ocurre nada más tóxico que un país que aprieta a su gente hasta verla sangrar para llegar a fin de mes. Confío en que todo esto cambie, y, como me dijo alguien, volvamos a una “nueva”normalidad, más justa para todos.

comportamientos tóxicos Chile el Despertar
Fotografía artística con el salto de la bailarina Catalina Duarte ante carros de la policía en Santiago de Chile el 25 de octubre

Comportamientos tóxicos tipo alarmismo: como me gusta poner de los nervios a la gente.

A raíz de las protestas, en todos los grupos de whatsapp que uno tiene, que son muchos, ha corrido como la pólvora vídeos de saqueos, fotos de negocios incendiados, audios falsos de gente diciendo que venía turbas hacia tu barrio… ¡Turbas!

En estas épocas de incertidumbre hay que estar informado, cierto, pero de nada sirve recrearse en el miedo, en este estado constante de alarma que nos provoca la inmediatez del twitter, el vecino que le han dicho que un amigo ha visto.

¿Qué gana la gente con alarmar? Supongo que en su cabeza están informando. Pues no. No estás informando, estás asustando.

Ya lo dijo un famoso Twittero offline: Sócrates (aprovecho que hace nada fue el día de la Filosofía, para reivindicar su enseñanza) :

La verdad la bondad y la utilidad.

¿Estás absolutamente seguro de que lo que vas a decirme es verdad? ¿Lo que vas a decirme es bueno o no? ¿Me va a servir de algo lo que tienes que decirme?

Es decir: discierne si es cierto o no, muchas de las cosas que la gente contaba  luego eran noticias falsas. Como lo de la turba sedienta de sangre.

Lo segundo: piensa si es necesario que pases en ese momento información negativa. ¿Qué efecto vas a provocar? ¿Vas a ayudar, o vas a asustar más a la gente?

Yo vivo en Curicó, que ha sido, posiblemente, una de las ciudades con menos disturbios, sin toque de queda, más pacífica.  Inciso: esto me hace sentirme orgullosa de los curicanos.

Lo tercero: ¿ va a servir esta información, o solo sirve para el puro cotilleo/copuchenteo?  

Estos tres pasos, como ya habréis imaginado sirven PARA LA VIDA. Porque enlazo este comportamiento tóxico de alarma social tipo “ ¡Hemos perdido el país!” (mensaje de una madre en el grupo del colegio) con

Otro comportamiento tóxico: Mal hablar de personas comunes, amigos, conocidos o lo que sea.

¿Para qué haces esto? ¿Por hacerte notar? Una especie de vicio, de maldad innata. No sé.

Todos lo hemos hecho alguna vez, para qué negarlo. Pero de verdad, la próxima vez que te entren ganas de xafardear, que se dice en Valencia piensa en nuestro amigo Sócrates.

Y si estas en una conversación de ese tipo, ideal que te retires o saques el móvil. Lo que me lleva a

Comportamientos tóxicos tipo llevar el móvil atado a la mano como si fueras Eduardo Manostijeras.

No , no es necesario contestar el whastapp al segundo, ni el instagram.

Yo he pasado por ahí, sobre todo al principio de la promoción de la novela de Mar de Invierno en Cadaqués  hasta que el Ingeniero me sentó y me dejó las cosas claritas:  no pensaba competir con ninguna cosa electrónica (no penséis mal cochinos). Y tenía razón (en raras ocasiones le pasa :P)

Aquí hablé bastante sobre esto así que no me extiendo más.

Comportamientos tóxicos tipo: para hacerme el/la simpátic@ te digo lo fea que estás hoy.

¿Os parece raro?

En la prehistoria, cuando trabajaba en un hotel, tuve una compañera que para saludar decía casi siempre: “Uy qué mala cara llevas”.

Uy pareces cansada

Se te ve agotada hoy

¿Has dormido mal? Tienes ojeras.

Y perlas por el estilo. En su mente (lo comprendí después) intentaba empatizar conmigo. Demostrarme que se preocupaba por mí.

Sin embargo, lo único que consiguió es que yo la evitara, sobre todo por las mañanas. No sentía que se preocupara por mí, sentía que solo tenía cosas negativas que decirme.

Voldemort
Un tío guapo donde los haya

Tampoco hace falta que mientas y digas que resplandezco cual sol en verano, pero ¿qué tal  decir algo como “buenos días” y sonreír?

La mayoría de gente contesta de vuelta si les sonríes. Haced la prueba.  

Esto tiene que ver mucho con otro comportamiento tóxico.

Comportamientos tóxicos tipo extrapolar sentimientos: Hablo de ti pero hablo de mí.  

Pareces triste, enfadada. Te debes sentir… ¿Por qué emites juicios? ¿Y si solo preguntas cómo estás?

 No resaltes cosas negativas de la vida de los otros. A no ser que esas personas os pidan hablar de ello.

En realidad, estos son solo algunos ejemplos.

Hay muchos más: como tener nostalgia por un pasado que siempre fue mejor, el autosabotaje, o ser una drama queen. Yo soy culpable de todos.

¿Y tú? ¿Qué tal si te desahogas y me cuentas tu comportamiento tóxico favorito?

Si quieres recibir más tonterías de este tipo, estupi-consejos para las cosas del día día, playlists que te alegran las mañanas, noticias sobre mis libros, talleres o cuentos personalizados, solo tienes que suscribirte. Te regalo un cuento totalmente personalizado.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *