Cambio de Piel

Si sois tan poco observadores como Max Durán ( protagonista de mi segunda novela, de la que en breve os hablaré un poquito más), quizás no os hayáis dado cuenta de que ando cambiando de piel.

Me nace escribir “como las serpientes”, pero las serpientes me dan mucho miedo, así que prefiero decir como las mariposas, aunque morfológicamente lo de las orugas  no sea un cambio de piel sino una transmutación.


Ya salió la listilla

Un poquito de Bebe y su cambio de piel (Gracias Helen). Por favor, no os perdáis la número 1, 4 y la 9 .

¿Me permite robarle unos minutos?

Tenía ganas de cambiar el blog, primero la piel, luego quizás algo más. A mis favoritos, los suscriptores (lo siento mucho, eso es así, ellos son mis favoritos, pero si quieres, tú también puedes serlo, y además te voy a regalar un cuento), decía que a mis favoritos les pregunté hace tiempo de qué querían que hablara.

Me llegaron varias ideas que estoy todavía intentando cuadrar.

Así que por lo pronto he empezado con darle un cambio de imagen. Espero de corazón que no os importe dedicarme unos minutillos y que me escribáis o dejéis en comentarios si os gusta, o si echáis en falta algo.

Cambios de año.

Hace un tiempo hablábamos de los nuevos comienzos, que al final, son cambios.

Nunca le he tenido miedo al cambio.

El pelo, bah, si no me gusta ya crecerá; un trabajo nuevo, bueno, si no me gusta o no lo hago bien, saldrá otra cosa. ¿Otro país? Vamos, siempre habrán aviones de vuelta.

Los cambios son oportunidades .

Ya lo sé. Asustan, mucho. Se está tan calentito y cómodo en nuestro espacio de confort.

Os dejo este vídeo (un poco largo) pero super interesante, que explica mucho mejor de lo que yo lo haría porqué deberíais (YA) salir de vuestra zona de confort.

Os decía que dentro de ese confort se está calentito, pero ahí fuera de ese círculo es donde empiezan las oportunidades, la creatividad, la vida que te espera, que te mereces y de paso, lo que has venido a hacer (DE VERDAD) a este mundo. Resumiendo:

TU IKIGAI

IKIGAI

El tema del ikigai da para mucho así que ya lo trataremos profundamente otro día.

Nada de esas cosas van a llamarte a la puerta. Nada de eso aparece si no cambias tu rutina.

Verdad universal de azucarillo archiconocida: Quieres cambiar algo de tu vida, empieza por cambiar tú mismo.

Hace tiempo me dieron un consejo a raíz de un problema que tenía con la actitud de una persona de mi equipo. Mi entonces director me dijo: empieza a tratarla como te gustaría que ella actuara, en lugar de esperar o de asumir que va a contestar mal, o desganada, o de mala leche; empieza a tratarla como si ella estuviera ilusionada, como si pudiera con todo, como si la respuesta fuera a ser positiva.

No esperes que cambie su actitud. Cambia tu actitud hacia esa persona.

Y funcionó. No os voy a decir que fue milagroso y que su actitud cambió 180° pero sí hubo un antes y un después.

Queréis que sean simpáticos con vosotros, pues sonreírles vosotros primero. Como en estos 5 estupi-consejos que os daba para afrontar un trabajo nuevo.

Escupe el trozo de manzana que te hizo dormir… La vida es para ti. Bebe

Lánzate al cambio.

Abrázalo, bésalo, llevátelo a la cama. Cambia. Atrévete, construye la casa por el tejado.

Arriésgate a caer. Pum. Que duela. Si duele, es que estás vivo.

  Y si no te caes, ahora toca trabajar por ese cambio, dale todo lo que tengas, todo tu esfuerzo, porque los cambios no funcionan solos. Siempre está la adaptación, el tira y afloja, el acostumbrarse a otro manera de hacer las cosas. Da igual que hablemos de cómo presentar un informe o de cómo hablar con esa persona.

Todo requiere tiempo.

Te vas a poner nervioso, te vas a asustar. Pero cuando sientas ese cosquilleo en el estómago, cambia tu discurso: no estoy nervioso, estoy emocionado.

Márcate pequeños objetivos, para ir consiguiéndolos. Observa como funciona el cambio, qué aporta de bueno y de nuevo a tu vida. Qué hay que seguir cambiando.

Cambia de piel. Da el paso.

Evoluciona

Y dicho esto, voy a seguir trabajando en mi propio cambio.

¿Y tú que vas a cambiar este año?

*** La foto del encabezado está vista en lachachara.org

2 commentarios

  1. Mahandeep Kaur
    8 enero, 2019

    Me encanta este cambio de piel. Me gusta mucho el blanco, el tipo de letra, lo limpio y minimalista que queda. Enhorabuena Cris!

    Responder
    1. Cristina Bou
      8 enero, 2019

      ¡Gracias Mahandeep! A mí también me gusta más. Te deseo lo mejor en este año, y gracias, cómo siempre, por tomarte el tiempo de comentar

      Responder

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *