Principio de incertidumbre: 5 Estupi-Consejos para afrontar un nuevo trabajo

¿Trabajo nuevo? Octubre siempre es un mes de cambios, de incertidumbre. No lo digo yo, lo dice Heisenberg (el real, no el de Breaking Bad)

 

Pero antes la música. Mi amigo Pablo, aquel que me contó la historia de un cuchillo que será mi segunda novela, me regaló este CD de Ismael Serrano. Durante mucho tiempo me obsesionó y lo oía sin parar. Y además, el nombre me viene al pelo.

 

Una pequeña aclaración sobre el Principio de Incertidumbre:

 

Lo que el Sr. Heisenberg vino a decir (en palabras básicas) es que el observador de un experimento o situación altera el mismo. Luego hay una incertidumbre acerca de lo que es real.

Es decir, el hecho de observar algo para intentar analizarlo cambia los resultados. Si os paráis a observar el vuelo de una mosca, es muy posible que la mosca altere el vuelo que estaba realizando, bien para esquivaros, bien por sentir peligro. Luego no sabemos cuál era exactamente el itinerario inicial de la mosca.

¿Y esto qué tiene que ver con un trabajo nuevo?

Igual no mucho, pero me apañaba para el título.

Roll eyes

 

Que síiii, que lo que tiene que ver es:

  1. La incertidumbre rodea todos los aspectos de nuestra vida. Forma parte de ser persona, es natural. Todos la sentimos cuando nos enfrentamos a algo nuevo.
  2. Tu irrupción en un ambiente laboral lo va a cambiar. Haz que ese cambio sea para mejor.

Por si eres de los raros que le gusta la física cuántica (como a mí) , te dejo la explicación de Javier Santaolalla, que es un científico español que, entre otras cosas, se dedica a la divulgación. No os perdáis sus vídeos que parecen del club de la comedia. 

 

 

5 Estupi-Consejos para afrontar un nuevo trabajo.

1) Si eres el nuevo, sonríe mucho.

La semana pasada comencé un nuevo trabajo. Y eso siempre asusta. Revives esa sensación de primer día de colegio, de instituto. No sabes cómo van a ser tus compañeros, no sabes cómo va a ser el profesor.

Te gustaría llegar y sentarte en la última fila, y sumergir la cabeza en el libro hasta que la campana diga que te puedes ir a tu casa. No hablar con nadie. Estar tranquilo en tu mesa.

 

Avestruz humana
Primer consejo: no hagas eso si quieres conservar el puesto más allá de esa mañana.

 

He hecho muchas cosas distintas en mi vida. Dependienta en tienda de surf, guía turística en una empresa de arqueología, recepcionista, camarera (de las malas), profesora de inglés… Mi técnica para pasar los primeros días siempre es la misma: Sonreír mucho a los compañeros. (De manera natural, no en plan psicópata)

Esto, que parece una tontería, hace que de entrada la gente haga una cosa curiosa: sonreírte de vuelta.

Y de repente, te sientes mejor, más relajado. Con más confianza para preguntar adónde está el baño, por ejemplo.

Ya tendrás tiempo de descubrir con quien te llevas mejor, pero ahora mismo lo que quieres es encajar. Sentirte a gusto. Entonces, sonríe.

2) Trabaja hasta partirte los cuernos… O no.

 

No estoy segura de si esto es un buen consejo. Es decir, a mí me funciona, pero por como soy yo. Igual es mejor ser reflexiva y atenta y¡ bah! Eso no va conmigo.

Los primeros días, suelo ponerme a trabajar como si no hubiera mañana. Intento adelantar trabajo, intento ser independiente.

Insisto. No es que os esté diciendo que es lo que hay que hacer. Qué va. De hecho, lo que me suele pasar es que corro tanto, quiero demostrar que soy tan independiente, que acabo por meter la pata. O haciendo trabajo que no sirve para nada.

Pero es que para alguien como yo, que soy tan ansias, es inconcebible estar delante del ordenador, ver a la gente trabajar a mi alrededor, y yo tener que esperar al jefe a que me diga algo.

Imposible.

Yo esperando instrucciones en el trabajo

En fin. Qué le voy a hacer. Por lo mismo me pongo al día pronto (a menudo).

3) Recuerda las cosas buenas que te han hecho aceptar el trabajo.

 

Otra de las cosas que hago es recordarme a mí misma las cosas buenas que tiene el nuevo trabajo. Puede ser el salario, o el trabajo en sí que te resulte más motivador, un cambio de aires… En este caso, que tengo 50 minutos en transporte hasta mi curro.

¿Y eso es bueno? No, en realidad es bastante mierda. Preferiría trabajar cruzando la calle, como cuando vivía en Valencia. Peroooo sí que hay algo bueno, sobre todo si eres escritor.

50 minutos dan para leer mucho, o para escribir el post (yeah) o para cotillear (traducción al chileno copuchentear) a los demás. Esto suele ser sinónimo de encontrar personajes interesantes o ideas para futuras escenas y/o post.

De hecho, ya tengo fichado a un chico, que va en casi todos mis autobuses, y que se pasa los 50 minutos jugando a “Zombis vs plantas”.

Zombies vs plantas

Al principio, me dieron ganas de arrancarle el móvil, poner su cara entre mis manos y gritarle: ¿Pero qué estás haciendo con tu vida?

 

Luego reflexioné un poco. ¿Qué derecho tengo yo a inmiscuirme en cómo pierde el tiempo, si yo a veces me paso un buen rato haciéndome entrevistas ficticias a lo Barney Stinson? (Esto es una técnica que tengo yo para a analizar cosas de mi vida, y que hago a veces cuando me aburro o para subirme el ego) . Mejor os lo cuento otro día. O mejor no, que en realidad es entre vergonzoso y lastimero.

 

4) Todo lo nuevo asusta.

 

Menuda frase más manida. Te la ha dicho tu madre mil veces. Pero es que es una verdad de azucarillo.

Todo el mundo está asustado el primer día, por lo que hablábamos de la incertidumbre. Da igual que sea un trabajo que hayas hecho antes, porque todas las variables alrededor cambian. Relájate. Todos pasamos por ahí. Un día, otro otro, y cuando te des cuenta ya ha pasado un mes.

Y si no, recuerda todas las veces que hiciste algo nuevo, como aprender algo distinto, mudarte de país, sostener un bebe en brazos que antes estaba en tu barriga o en la barriga de otra persona. Eso sí que asusta. Y además no hay jefe a quien preguntar. Lo que me lleva a:

5 Nadie nace enseñado.

Otra frase hecha. ¿No os había dicho que eran estupi-consejos? 

Preguntar. Pierde el miedo a preguntar, a mostrar que no sabes qué o cómo o cuando.

Nos da miedo preguntar en los trabajos nuevos porque, si nos han contratado, ¿es que deberíamos saber hacerlo, no?

No exactamente. 

Debemos perder el miedo a preguntar.  Para mí, también demuestra que eres un profesional si preguntas qué es lo que se espera de ti respecto a cierta tarea. Si no sabes qué se espera de ti, o cuales son los procedimientos, ¿cómo vas a hacerlo bien?

 

En cualquier caso, piensa que todos, hasta el jefe, han sido nuevos. Lo mejor, intenta ser profesional, agradable, pero cuidado con hacerte el graciosillo.

Y al final, hasta lo de ser nuevo, el tiempo lo cura.

 

¿Y tú, qué consejo me darías para enfrentar mi nuevo trabajo?

 

 

 

 

3 comentarios en “Principio de incertidumbre: 5 Estupi-Consejos para afrontar un nuevo trabajo

  1. Creo que tus consejos están muy bien. Yo te diría quizá que no te hundas si cometes un error. Todos cometemos errores. No pasa nada. Eso de que en un libro siempre hay erratas, por mucho que se haya corregido.
    Suerte con el nuevo trabajo!!

    1. Ains las erratas sonlas cucarachas de los escritores… Cuándo te crees que las has matado bien muertas, giras cualquier página y aparece otra. ¡Gracias por los ánimos! Los necesito ?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *